Jovenel Moïse crea la «Agencia Nacional de Inteligencia» con agentes con poderes ilimitados

Fecha 4/12/2020

Los decretos del presidente Jovenel Moïse se suceden, pero no son en absoluto iguales. Sin embargo, todos le dan más poder y libertad de acción. En un número especial de Le Moniteur del 26 de noviembre de 2020, el inquilino del Palacio Nacional publicó dos decretos que refuerzan sus poderes como jefe de Estado. El decreto que establece la organización y funcionamiento de la Agencia Nacional de Inteligencia, en su artículo 5, confiere a esta agencia la misión de implementar la política del gobierno en materia de inteligencia y contrainteligencia.

La Agencia Nacional de Inteligencia es responsable, entre otras cosas, de “recopilar y procesar información relevante para la seguridad nacional y la protección de los intereses fundamentales de la nación; recopilar, procesar y administrar información e inteligencia encaminadas a fortalecer la seguridad interna y externa, salvaguardando la integridad del territorio de la República; velar por la prevención y contribuir a la represión de cualquier forma de injerencia externa que pueda poner en peligro la independencia nacional, la integridad del territorio y el orden republicano; contribuir a la prevención y represión de actos de terrorismo y aberraciones sectarias o que afecten la seguridad del Estado, la integridad del territorio o la permanencia de las instituciones de la República… ”

Aún de acuerdo con el artículo 5 del decreto, la misión del Organismo es: “participar en la vigilancia de personas y grupos susceptibles de recurrir a la violencia y socavar la seguridad nacional y la paz social; contribuir a la prevención y represión de actos que atenten contra el secreto de la defensa nacional o que atenten contra el potencial económico, financiero, industrial o científico del país; contribuir a la prevención y represión de actividades vinculadas a la adquisición, fabricación o venta de armas fuera del marco legal; contribuir a la prevención y represión de los delitos vinculados a las tecnologías de la información y la comunicación; frustrar y reprimir actos y amenazas de desestabilización global; trabajar en conjunto con el Consejo Nacional de Seguridad y Defensa (CNSD), con miras a coordinar la acción de los servicios de inteligencia especializados y asegurar su buena cooperación; recibir y ejecutar la orden de instrucción para la justicia, aprehender a las personas buscadas por la autoridad judicial y llevarlas ante las autoridades competentes … »

Según el artículo 6 del decreto, la Agencia incluye una dirección general; una inspección general de los servicios de inteligencia; una dirección central para la administración de los servicios de inteligencia; direcciones de información técnica; direcciones departamentales de información; un centro de procesamiento y análisis de datos y una academia de inteligencia.

Los miembros de la Agencia Nacional de Inteligencia son intocables …

Según el artículo 31 del decreto, la Agencia recluta, luego de una rigurosa selección y de acuerdo con los procedimientos establecidos en su reglamento interno, a sus agentes dentro de la Policía Nacional de Haití y las Fuerzas Armadas de Haití. “La Agencia también contrata científicos, especialistas y técnicos de la empresa en los campos que le permitan cumplir su misión, ejercer sus atribuciones y de acuerdo con las necesidades de sus servicios”, especifica -Él.

“Los agentes no tienen la condición de funcionario. Tienen una condición específica de agentes que contribuyen a la permanencia de las actividades del Estado y están vinculados al Estado por un contrato de derecho público redactado de acuerdo con el reglamento interno de la Agencia ”, estipula el artículo 33 del decreto.

Según el artículo 43, el respeto al anonimato de los agentes es estricto, con excepción del director general de inteligencia y el inspector general de inteligencia. “Los agentes se benefician de una autorización nacional para utilizar una identidad asumida o una capacidad falsa, en el marco de sus funciones, sin ser penalmente responsables. El reglamento interno de la Agencia determina los términos y condiciones para la aplicación de esta disposición ”, estipula el artículo 44 del decreto.

“Los Agentes pueden realizar una búsqueda de acuerdo con las leyes y reglamentos. En este contexto, se pueden incautar y sellar todos los papeles, documentos, objetos o sustancias que puedan servir como prueba, así como todos los objetos, valores o bienes vinculados a actos de terrorismo o lesivos a la defensa o seguridad nacional y delitos similares. . Pueden, con el fin de anotar delitos, reunir pruebas, investigar, realizar investigaciones en cualquier servicio público o privado, inspeccionar las cuentas en bancos u otras instituciones financieras de cualquier sospechoso o sus aliados o nominados. Para los efectos de su trabajo, están autorizados a utilizar todas las técnicas modernas y cualquier proceso que consideren útil para la observación de una infracción ”, detalla el artículo 48 del documento.

El artículo 49 especifica que “no se podrá entablar acción judicial contra un agente por actos cometidos en el ejercicio de sus funciones sin la previa sanción administrativa de la Inspección General de Inteligencia y sin la autorización expreso del Presidente de la República ”.

Sin embargo, el artículo 55 subraya que “el respeto a la vida privada, en todos sus componentes, en particular el secreto de la correspondencia, la protección de los datos personales y la inviolabilidad del domicilio, está garantizado por la ley. La Agencia sólo podrá interferir en ellos en los únicos casos de necesidad de interés público previstos por la ley, dentro de los límites que establezca esta última y respetando el principio de proporcionalidad ”.

“La Agencia tiene acceso a las bases de datos de la Policía Nacional y de las Fuerzas Armadas, de la Administración General de Aduanas y de cualquier otra institución del Estado que deposite información sobre defensa o seguridad nacional. Las actividades y los locales de la Agencia están cubiertos por el secreto de la defensa nacional. El respeto a las reglas de confidencialidad de las actividades de la Agencia es total ”, estipulan los artículos 62 y 53 del decreto.

Según los artículos 67 y 68, la Agencia es de orden público. Es inadmisible cualquier recurso ordinario o extraordinario ante los tribunales que tenga por objeto impedir el funcionamiento o ejecución de sus actividades. Presenta al Presidente de la República informes periódicos sobre todas sus actividades.

El artículo 73 concluye recordando que «este decreto deroga todas las leyes o disposiciones de ley, todos los decretos-leyes o disposiciones de decretos-leyes, todos los decretos o disposiciones de decretos que le sean contrarios …»

Autor Robenson geffrard
Fuente Le Nouvelliste

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *