Secuestros, barricadas en la vía pública, destrucción de bienes, posesión de armas ilegales … son ahora actos de terrorismo

Fecha 03/12/2020

Otro decreto controvertido firmado por Jovenel Moïse. En este documento oficial publicado el 26 de noviembre de 2020 en Le Moniteur, se consideran ahora actos de terrorismo los siguientes: «Ataques intencionales a la vida, ataques intencionales a la integridad de la persona, secuestro y confinamiento forzoso, así como malversación de fondos. aeronaves, barcos o cualquier otro medio de transporte; robo, extorsión, incendio provocado, destrucción, degradación y deterioro de la propiedad pública o privada, así como delitos informáticos; delitos relacionados con grupos de combate o frentes armados y movimientos disueltos; la fabricación o tenencia ilícita de máquinas, artefactos homicidas o explosivos… ”, según el artículo 1º de la orden de fortalecimiento de la seguridad pública, de la que Le Nouvelliste tenía copia.

Aún así, según el artículo 1 del documento, “la producción, venta, importación o exportación ilícitas de sustancias explosivas; la adquisición, posesión, transporte o porte de sustancias explosivas o de dispositivos fabricados con dichas sustancias; posesión, porte o transporte ilícito de armas y municiones; el ocultamiento del producto de uno de los delitos previstos en este artículo; El hecho de introducir en la atmósfera, en el suelo, en el subsuelo, en los alimentos o componentes alimentarios o en las aguas, incluidas las del mar territorial, sustancias susceptibles de poner en peligro la salud. humanos o animales o el medio ambiente natural; el hecho de participar en un grupo formado o en un convenio establecido para la preparación,

También se considera como actos de terrorismo «el acto de financiar una empresa terrorista proporcionando, recaudando o administrando fondos, valores o propiedad o dando asesoramiento con este fin, con la intención de ver dichos fondos , valores o bienes utilizados o sabiendo que están destinados a ser utilizados, total o parcialmente, con miras a cometer alguno de los actos de terrorismo previstos en este artículo, independientemente de la posible ocurrencia de tales Actuar «.

Nadie podrá seguir bloqueando las carreteras principales sin ser calificado de terrorista y sufrir las consecuencias relacionadas, según el decreto de Jovenel Moïse. “… El hecho de obstruir la vía pública, depositando allí, dejando allí cualquier material o cosa con el fin de impedir o reducir la libertad o la seguridad del paso; el hecho de socavar la integridad de la vía pública en su suelo, sus herrajes, bolardos, señalización, incluso degradándola parcial o levemente o dejando o arrojando residuos, sucios, nocivos o sustancias resbaladizos, con el objetivo de dañar la integridad de los usuarios y la propiedad pública o privada ”, son actos de terrorismo, indica el decreto del 26 de noviembre de 2020.

El comportamiento pasivo de la policía durante los movimientos de protesta también se considera un acto de terrorismo. “… El hecho de que un agente de la fuerza pública que pueda impedir con su acción inmediata los actos previstos en este artículo, se abstenga voluntariamente de hacerlo; el hecho de que un agente de policía se abstenga voluntariamente de llevar a una persona en peligro a causa de los actos previstos en este artículo la asistencia que pudiera prestarle ya sea por su actuación personal, bien por provocación de asistencia » , según el decreto para el fortalecimiento de la seguridad pública.

Sanciones y multas por actos de terrorismo …

Según el artículo 2 del decreto de 26 de noviembre de 2020 para el fortalecimiento de la seguridad pública, “las personas naturales culpables de actos de terrorismo son sancionadas con treinta a cincuenta años de prisión penal y multa de dos millones (2.000. 000) a doscientos millones (200.000.000) de gourdes, sin perjuicio de los daños y demás sanciones previstas en el código penal. El tribunal ordena la exhibición de la sentencia pronunciada y la difusión de la misma en la prensa. En caso de reincidencia, la pena es de cadena perpetua. »

El artículo 3 indica que «cuando una persona jurídica sea culpable de un acto de terrorismo, será sancionada con una multa de diez millones (10.000.000) a un billón (1.000.000.000) de gourdes y una o varias de las siguientes sanciones adicionales, sin perjuicio de daños y perjuicios: disolución; prohibición, de forma permanente o por un período máximo de tres años, de ejercer directa o indirectamente una o más actividades profesionales o sociales; colocación, por un período máximo de tres años, bajo supervisión judicial; el cierre permanente o por un período de tres años en la mayoría de los establecimientos o de uno o más de los establecimientos de la empresa que fueron utilizados para cometer los hechos incriminados; los

Luego, “la prohibición, de forma permanente o por un período máximo de tres años, de realizar ofertas públicas; la prohibición, por un período de tres años como máximo, de emitir cheques distintos de los que permitan la retirada de fondos o la compra de un cheque de gestión o utilizar los canales de pago; la confiscación de la cosa que se usó o tuvo la intención de cometer el delito o de la cosa que es producto de la misma; la exhibición de la sentencia pronunciada o la difusión de la misma ya sea por la prensa escrita o por cualquier medio de comunicación al público por medios electrónicos ”.

Según el artículo 4 del decreto, las sanciones previstas en el artículo 2 son de aplicación a los directivos, miembros del consejo de administración y personal de las personas jurídicas culpables de actos de terrorismo según su grado de responsabilidad e iniciativa personal.

El artículo 5 estipula que, además de las demás penas previstas por la ley, «toda persona culpable de porte ilegal de armas de fuego será castigada con una pena de prisión cuyo número de años corresponda al número total de municiones que se le hayan encontrado. , ya sea en las armas que lleve ilegalmente, o en su equipaje, o en su vehículo o en cualquier otro medio de transporte de que disponga, a razón de un año de prisión por munición «.

«La persona declarada culpable de participar en una asociación o en un convenio con miras a la comisión de los delitos previstos en este decreto, podrá ser eximida de pena si, habiendo divulgado esta asociación o este convenio a la autoridad administrativa o judicial, permitió ponerle fin y detener a sus miembros antes de actuar ”, estipula el artículo 8.

El decreto también prevé un programa de protección de testigos. No obstante, “la pena privativa de libertad y la multa, previstas en el artículo 2, se duplican cuando el hecho es cometido por una o más personas naturales encargadas de la protección de la vida y la propiedad, una o más funcionarios o agentes de los servicios públicos, una o más personas naturales que tengan contrato con el Estado. La multa prevista en el artículo 3 es doble cuando el acto es cometido por una o más personas jurídicas contratadas con el Estado ”, concluye el artículo 12 del decreto.

Fuente Le Nouvelliste

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *