Elecciones: el CEP del 22 de septiembre

Fecha 22/09/2020

En el Palacio Nacional, el ballet de vehículos relucientes no deja lugar a dudas. Recibimos. A la entrada de una gran sala prefabricada, hay una mampara sanitaria. Sin inmutarse, un asistente rocía alcohol en sus manos, toma la temperatura de los invitados en la ceremonia de investidura de los miembros del Consejo Electoral Provisional. Las sillas de un rojo más brillante que la alfombra están espaciadas. La página de Covid-19 aún no se ha pasado. Tomamos precauciones.

Los minutos se arrastran y mueren sobre las conversaciones y abrazos entre Tèt Kale, miembros del gobierno, directores generales y jefes de régimen conocidos como la ex-CEO de la SMCRS, Magalie Habitant, o el actual CEO Eudes Lajoie. Cuidamos como podemos. Aparte del representante de la OEA, Cristóbal Dupouy, todavía no hay diplomáticos extranjeros en la sala, poco después de las 2 p.m. Los representantes de los partidos políticos de la oposición no están aquí. Los jefes conocidos de partidos aliados tampoco. Los expertos, jefes de organizaciones de la sociedad civil que se especializan en observación electoral, no están en segundo plano. La autoestima es perfecta.

A tiro de piedra del Palacio, en el Tribunal de Casación, un requisito constitucional tropieza con un obstáculo importante. Se evapora el quórum observado para la toma de posesión de un alto funcionario de la Oficina de Protección al Ciudadano (OPC). El vicepresidente del tribunal, el magistrado Jean-Claude Théogene, da la razón. Hay una «diferencia de opinión» entre los jueces. La suspensión del servicio es anunciada por el vicepresidente del Tribunal de Casación. La suspensión del servicio aún deja pendientes solicitudes de la Federación de Abogados de Haití, organizaciones de derechos humanos y el partido político Ayiti an Aksyon para denegar el juramento a los 9 miembros del CEP a quienes el presidente Jovenel Moïse, en violación de la Constitución, dio la misión de organizar un referéndum para dotar al país de una nueva Constitución.

En el Palacio se difundió la noticia. Se da la bofetada. «Juro respetar la Constitución y las disposiciones de la ley electoral y cumplir con mi tarea con dignidad, independencia, imparcialidad y patriotismo» no lo pronuncian los integrantes del CEP encargados de una misión en violación de la Constitución. . Pasan largos minutos. Una pequeña vaguedad que se asienta es rápidamente disipada por un empleado de la presidencia. Los miembros del CEP, la mayoría de los cuales son desconocidos para el público en general, se han unido al Palacio. La ceremonia tendrá lugar, confiesa, a medida que la sala se va llenando poco a poco. Entran algunos extranjeros, pero ningún diplomático conocido.

A las 3:50 a.m., sonó el himno presidencial. Presidente Jovenel Moïse, Primera Dama Martine Moïse, Primer Ministro Joseph Jouthe, miembros de su gabinete, Director General interino de la PNH, Rameau Normil, Comandante en Jefe interino de las FAD’H, Gobernador interino de BRH , Jean Baden Dubois, están ahí. Avanzamos. El maestro de ceremonias, Daniel Joseph, tras leer el decreto que nombra a los miembros del CEP, decide: “Definitivamente Haití va camino de las elecciones. No se menciona lo ocurrido en el Tribunal de Casación. El incumplimiento del artículo 194-2 de la Constitución, en estos lugares, ni siquiera es anecdótico.

Uno de los asesores electorales, Patrick Numas, expresa su “gratitud” al presidente Moïse por la confianza depositada en él y sus pares. Da promesas, promete que este CEP organizará “elecciones imparciales, transparentes, honestas y creíbles”. Lejos de tener el patrón, Patrick Numas sostiene que el país necesita estabilidad. Este CEP se está poniendo a trabajar, dijo. Casi pidió ser juzgado por los resultados, aquí donde hay aprehensiones frente a las instituciones.

El presidente Jovenel Moïse, francamente, va con el compromiso de dejar el CEP, ya criticado y presentado por opositores como un CEP-PHTK y aliados. «Hago el compromiso solemne en presencia de todos los que me escuchan y me miran de que el ejecutivo no interferirá en las decisiones del Consejo Electoral», dijo el presidente Jovenel Moïse, cada vez más real , que se mueve como una excavadora.

“La misión del CEP está claramente definida en el decreto que le dio origen. Estamos comprometidos a brindarles los medios para cumplir con esta misión, que consiste en permitir que los ciudadanos participen libremente en las decisiones políticas mediante su voto ”, indicó el presidente Jovenel Moïse.

“Pido al Ministro de Justicia ya las autoridades policiales que garanticen la seguridad de todos los miembros del CEP (…) No podemos promover la democracia a través de la intolerancia, la intimidación y la violencia indiscriminada. Querer atacar a los ciudadanos que demuestren el deseo de poner sus habilidades y conocimientos al servicio de su país es censurable ”, instruyó el Jefe de Estado antes de lanzar una amenaza contra los seguidores de la“ intolerancia y el culto al pensamiento único viola estas reglas y principios democráticos ”. “Por eso pido a las autoridades judiciales que tomen nota de todas las declaraciones incendiarias y amenazas públicas realizadas contra miembros del Consejo Electoral en las redes sociales, a través de la prensa y otros”, amenazó el presidente Moïse.

El presidente Moïse, que hace tapping, sostiene que hay que acabar con la hipocresía. Denuncia la discriminación secular en el país, sostiene que todos los sectores de la vida nacional son iguales. Nadie sabe si el presidente Moïse digiere la erosión de su capacidad para convocar a ciertos sectores que en el pasado han designado representantes en anteriores CEP.

Capaz de grandes piruetas, el amenazador presidente Moïse es quien tiende la mano, aboga por el «consenso» y el «acuerdo» entre todos los sectores. «La situación es grave. Los tiempos son duros. El horizonte es brumoso. Sin embargo, podemos y debemos convertir estas ondas negativas en ondas positivas dejando de lado lo que nos divide, poniendo el énfasis en lo poco que nos une ”, insistió Jovenel Moïse, quien cree que hay oportunidades que aprovechar para realizar las reformas necesarias.

El presidente Moïse, al anunciar que se movilizarán fondos en el presupuesto 2020-2021 para organizar las elecciones, esperaba que el CEP pueda dar las tendencias de los resultados el día de las elecciones. El morro en el manillar, avanza el presidente Jovenel Moïse, actúa como si varios sectores no estuvieran de pie en contra de este CEP montado al margen de un acuerdo político con una misión inconstitucional …

Autor Roberson alphonse

Fuente Periodico Le Nouvelliste

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *