Invasión haitiana desplaza vendedores informales dominicanos y ocupa sin control alguno espacios públicos

Fecha 27/08/2020

La abrumadora presencia de inmigrantes ilegales haitianos ha desplazado a miles de dominicanos que se ganaban el sustento diario con ventas callejeras informales de diferentes artículos en distintos puntos del país.

La presencia de nacionales de la vecina nación Haití es cada vez mayor en las principales avenidas del Distrito Nacional y la provincia Santo Domingo, donde dominicanos afirman que se sienten desplazados por los extranjeros.

Es abrumador este movimiento en las más importantes esquinas de las avenidas 27 de Febrero, John F. Kennedy, Abraham Lincoln, Winston Churchill, Lope de Vega, Gustavo Mejía Ricart y Sarasota.

En algunos lugares del llamado Polígono Central, la proporción de vendedores de Haití supera la de dominicanos, quienes se sienten invadidos y prácticamente desplazados por esos inmigrantes.

Los criollos alegan que sus ventas han disminuido, debido a la presencia masiva de los ilegales.

Los haitianos controlan negocios informales, entre los que figuran frituras, venta de ropa, agua en fundas y botellas, tarjetas para llamadas telefónicas, accesorios para celulares, frutas, vegetales, helados y todo cuanto se vende en las intercepciones de mayor tráfico.

Según datos de la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE) en el país hay más de 370 mil negocios informales, en los cuales laboran o son propietarios miles de haitianos.

Los extranjeros han ocupado, además, aceras en zonas de Herrera, en las intersecciones de las avenidas Nicolás de Ovando con Máximo Gómez y París con José Martí, en el Distrito Nacional.

Además, ocupan espacios públicos en la avenida Charles de Gaulle esquina Hermanas Mirabal, en el municipio Santo Domingo Norte, de donde fueron desalojados recientemente, pero han regresado a la zona.

En algunos lugares también hay de esos ciudadanos que se dedican a pedir dinero. Se ha comprobado que traficantes de ilegales utilizan niños para pedir dinero en calles y avenidas del Polígono Central de la capital.

La presencia de esos pedigüeños también es notable en la calle Francisco Mañón esquina Abraham Lincoln.

Los extranjeros se encuentran también en labores agrícolas, el sector construcción y hasta en deportes.

Sin embargo, algunos dominicanos temen hablar del tema, aunque reconocen que la presencia masiva de esos extranjeros representa un problema para el país.

“Esto está fuera de control, pero es mejor estar callado para evitar problemas”, dijo un vendedor de frutas que pidió reserva de su nombre.

Utilizan espacios públicos, como áreas verdes, para vender sus mercancías, afectando el paisajismo, ya que realizan sus necesidades fisiológicas en esos lugares, según expresaron dominicanos consultados sobre el tema.
Rol de autoridades

Algunos vendedores dominicanos consideran que el problema es complicado y admiten que se sienten desplazados por los extranjeros.

“Nos sentimos desplazados, pero es un tema muy complicado. Hay que tener cuidado porque hay haitianos que trabajan aquí con nosotros, por eso prefiero no hablar”, dijo un comerciante en la avenida Máximo Gómez esquina Nicolás de Ovando, quien tampoco quiso ofrecer su nombre.

Fuente Periodico Lo que sucede

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *