Demasiado tarde para cambiar la Constitución por decreto …

Fecha 25/08/2020

En mensajes publicados en Twitter, la Embajada de Estados Unidos en Haití hizo balance, el martes 25 de agosto de 2020, sobre situaciones que preocupan a la vida política en Haití pero que han estado fuera de las noticias durante años.

“Los Estados Unidos de América alientan al gobierno haitiano a que ejerza moderación al emitir órdenes ejecutivas, utilizando este poder para planificar elecciones legislativas y para asuntos de vida, salud y seguridad hasta que el Se restablezca el Parlamento y retome sus responsabilidades constitucionales ”, leemos en un primer mensaje.

El segundo dice: «Un parlamento haitiano electo debe tener la capacidad de revisar y ratificar, rechazar o enmendar leyes aprobadas por decreto». Apoyamos las instituciones democráticas de Haití. »

Si la observación de la obsolescencia del Parlamento haitiano no fuera un proceso construido a lo largo de muchos meses y ratificado desde enero de 2020, este mensaje tendría sentido.

Por lo tanto, debe leerse como una convocatoria para que se celebren nuevas elecciones para reconstituir una legislatura. Este llamado a la vuelta al orden constitucional es positivo. Más vale tarde que nunca, aunque se olvide a los alcaldes.

Sin embargo, el argumento estadounidense hace sonreír a la gente. El Parlamento y el Ejecutivo han logrado evitar que se aprueben leyes, por lo que las buenas leyes ni siquiera llegan al escenario de debate ante las asambleas de ambas Cámaras. Esto ha estado sucediendo durante años en Haití. Todo el mundo sabe que está limpio.

En lo que respecta a los decretos, la administración Moïse-Jouthe ya se lo ha dado a su corazón. Nunca en la historia reciente – y podemos remontarnos más de cincuenta años atrás – los legisladores haitianos han tomado decretos, decretos-leyes de órdenes y otros textos publicados sin que el Parlamento los revise, ratifique, rechazarlos o modificarlos. El parlamento tiene el poder. No lo usa.

De nuevo, más vale tarde que nunca. Una futura legislatura siempre puede salir de la comodidad de la indolencia parlamentaria y ponerse manos a la obra.

Dicho esto, mientras la embajada estadounidense desea volver al orden constitucional, el presidente Jovenel Moïse, en compañía de su ministro de Relaciones Exteriores y Culto, presentó a la nación al nuevo embajador de Haití en República Dominicana.

“En presencia del Canciller Claude Joseph, tuve una sesión de trabajo con el nuevo Embajador de Haití en RD, SE el Sr. Smith Augustin, quien pronto presentará sus cartas credenciales al Presidente @luisabinader. Le hablé de nuestras prioridades en el contexto de nuestras relaciones con nuestros vecinos ”, publicó la cuenta presidencial en Twitter.

El afortunado se nombra ilegalmente. A falta de ratificación senatorial, tuvo que ser el encargado de negocios. El artículo 141 de la Constitución enmendada de 1987 es claro, el Senado debe aprobar el nombramiento de cada embajador.

Algunos dirían que más vale tarde que nunca, Haití estará representado en Santo Domingo por un embajador. Otros agotarán sus suspiros diciendo que nunca es demasiado tarde aquí para violar la ley.

Pero parece demasiado tarde para aprobar una nueva Constitución por decreto. ¿Y si ese fuera el verdadero mensaje transmitido por la Embajada de Estados Unidos este martes? …

Autor: Frantz Duval
Fuente Periodico Le Nouvelliste

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *