Covid-19: sin agua ni jabón, algunas escuelas descuidan las medidas de higiene

Fecha 24/08/2020

Al regresar del baño, sin máscara, camina hacia un barril de construcción azul con una capacidad de 120 litros. Con el grifo abierto, el agua fluye a gotas. «Parece que no hay más agua», dice el estudiante en voz baja. El niño de 11 años agarra el recipiente, lo inclina con la esperanza de encontrar un poco de agua. Después de unos segundos, después de intentar desesperadamente lavarse las manos, regresa a su salón de clases. Aún no eran las 10 de la mañana cuando el punto de lavado de manos, ya desprovisto de jabón, de la Escuela Nacional de la República Centroafricana estaba seco.

Un responsable de esta escuela que tiene capacidad para aproximadamente 200 alumnos nos confió que es el director quien luchó por encontrar el barril y lo llena cada mañana con su dinero. Incluso si la escuela tiene un tanque de agua, como es el caso de la Escuela Nacional Thomas Madiou que incluye los tres ciclos de la fundamental, un solo balde, sin jabón, que puede contener apenas tres galones de agua, está disponible en la entrada. El censor de la escuela lo completa antes del inicio de cada turno.

Aparte del envío por parte de la Dirección Departamental de Educación de Occidente de una serie de máscaras correspondientes al tamaño de la escuela, corresponde a las direcciones lograr encontrar agua, cloro y jabón para imponer la aplicación de gestos de barrera. En consecuencia, algunos colegios de la red privada han hecho todos los esfuerzos posibles para que se respete el protocolo educativo y sanitario del MENFP. Como observamos en la escuela Sainte-Trinité que, además de tomar la temperatura en la entrada, instaló 15 puntos para lavarse las manos con agua clorada y jabón.

Llama la atención el contraste entre las escuelas públicas y privadas en la aplicación del protocolo de salud.

Contrariamente al anuncio del Ministerio de Educación Nacional según el cual las escuelas nacionales se beneficiarían de la ayuda de sus socios, en las áreas de saneamiento y el establecimiento de puntos de lavado de manos, particularmente en escuelas nacionales con el fin de fortalecer el respeto por los principios de higiene – dado que ya no reciben tasas de los alumnos, no se ha hecho nada. Estas escuelas públicas no están en condiciones de cubrir dichos cargos.

Para Fédorah Pierre-Louis, directora de participación pública de World Vision que participa en la protección infantil, “el éxito académico es importante, pero el bienestar del niño debe ser lo primero”. La reapertura de las escuelas, continúa, debe realizarse en «buenas condiciones de seguridad y en línea con el protocolo de salud» publicado por el ministerio para proteger a estudiantes, personal, maestros y familias.

“Además de llevar una máscara, es fundamental repensar ciertos sistemas operativos, como el ingreso y egreso de la escuela. Algunos padres también optan por una cubierta facial. Como parte de la respuesta a la crisis sanitaria, se tratará fundamentalmente de reforzar las medidas de higiene, los gestos de barrera, las medidas de distanciamiento, el lavado de manos ”, aconseja Fédorah Pierre-Louis.

Por su parte, Vilherne Petit-Frère, asesora técnica en protección infantil, cree que los niños, adolescentes y jóvenes pueden jugar un papel clave en la movilización comunitaria y la difusión de información veraz sobre la pandemia. “Creo que es importante alentar a los niños, dependiendo de su edad y nivel de madurez, a desempeñar su papel para la protección de todos. Covid-19 es un problema de salud pública, por lo que depende de todos aplicar medidas capaces de ralentizarlo ”, dijo.

Después de más de cuatro meses de pausa, las actividades escolares se reanudaron oficialmente el 10 de agosto. El año escolar finalizará oficialmente el 22 de octubre.

Autor: Ricardo lambert
Fuente Le Nouvelliste

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *