El gobierno busca dinero del petróleo, la gente busca dinero de PetroCaribe

Fecha 20/08/2020

Esta semana tuvieron lugar dos hechos en la lucha contra la corrupción. Por un lado, la Corte Superior de Cuentas y Contencioso Administrativo presentó su tercer y último informe sobre el despilfarro del fondo de PetroCaribe al tercero presidente del Senado, por otro lado, el grupo de trabajo (ULCC-UCREF-IGF) presentó al gobierno su informe sobre el mercado de productos derivados del petróleo durante los últimos diez años.

En el caso del informe del Fondo PetroCaribe, no sorprende ya que los dos primeros informes de la CSC / CA y los del Senado de la República ya habían establecido la gran estafa detrás del programa PetroCaribe. Este último informe solo confirmó lo que ya han dicho los otros informes. En el caso del informe sobre el mercado de productos petrolíferos de ULCC, UCREF e IGF, sorprende: las petroleras obtuvieron $ 94 millones en ganancias indebidas entre marzo de 2019 y mayo. 2020 a expensas del estado y la población.

En ambos informes hay recomendaciones. El Tribunal de Cuentas, por su parte, recomienda en el corto plazo, poner en marcha mecanismos de recuperación de las sumas de dinero malgastadas a fin de permitir a la República de Haití reducir posiblemente su deuda con Venezuela; a mediano plazo, llevar a cabo una profunda reforma del marco de adjudicación y gestión de contratos para la ejecución de proyectos públicos; en el largo plazo, revisar el marco de ética y conducta profesional hacia los funcionarios electos y servidores del Estado a fin de promover una mayor transparencia en el manejo de los fondos públicos.

El grupo de trabajo (ULCC-UCREF-IGF), por su parte, recomienda: fortalecer las capacidades de BMPAD; transparencia en el precio de los productos petrolíferos a la importación, que todos deben conocer; acceso del Estado a través del Ministerio de Economía y Finanzas a las distintas bases de datos relativas a los índices utilizados; la eliminación de intermediarios durante las importaciones; la reanudación total por parte del estado haitiano del control sobre la importación de productos petrolíferos (incluido el propano); aumentar la capacidad de almacenamiento de productos petrolíferos sensibles; la profundización de la investigación por parte de cualquier autoridad competente, a los efectos de determinar la responsabilidad penal de las personas naturales y jurídicas ”, detalló el jefe de Gobierno.

En ambos casos, se trata de dos informes que no deben considerarse veredictos judiciales. Solo la justicia debería poder hablar la palabra de la ley. Nada muestra que estemos en este camino. Respecto al caso PetroCaribe, esta semana escuchamos a un asesor del presidente Jovenel Moïse acusar a los jueces del Tribunal de Cuentas de conspiración. Esto sugiere que el país no debería depender del poder existente para un posible juicio de PetroCaribe. Para el tema de los productos petrolíferos, es demasiado pronto para predecir lo que sucederá. Sin embargo, al referirnos al expediente SOGENER, sabemos que el gobierno de Moïse puede darse los medios para reprimir a las instituciones o personalidades acusadas de corrupción según su campo político.

Mientras espera que el gobierno tome alguna decisión sobre el mercado de productos petrolíferos, la Asociación de Profesionales del Petróleo se opone al informe que acusa a sus miembros de haberse embolsado injustamente 94 millones de dólares en 14 meses. “Los redactores del informe atribuyen falsamente un margen de beneficio asombroso a las empresas sin tener en cuenta los cargos que tienen que pagar. Estos son montos por los que deben pagar los costos asociados con la comercialización de productos petrolíferos, luego sus impuestos ”, escribe la asociación en un comunicado de prensa.

Sobre la mesa hay dos informes de dos casos sospechosos de corrupción con recomendaciones claras. Esperemos y veamos qué acción les darán las autoridades competentes. Con estos dos archivos, el presidente Jovenel Moïse y el primer ministro Joseph Jouthe tienen la oportunidad de elegir cómo pasarán a la historia.

Fuente Le Nouvelliste

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *