El futuro de las relaciones haitiano-dominicanas analizadas por el nuevo ministro de Agricultura y por el dominicano que más ha invertido en Haití

Fecha 16/08/2020

El domingo 16 de agosto de 2020 es histórico en República Dominicana, donde se produce un suave cambio de régimen con la toma de posesión del presidente Luis Abinader. Después de 16 años de gobierno indiscutido, el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) entrega el poder al opositor PRM (Partido Revolucionario Dominicano). Como era de esperar, este cambio de reinado genera muchas expectativas, tanto en el lado haitiano como en el dominicano.

Limber Cruz, el nuevo ministro de Agricultura dominicano, y Fernando Capellán, gran jefe del mundo empresarial y dueño del Grupo M, son categóricos: la llegada del presidente Abinader marca un punto de inflexión en las relaciones haitiano-dominicanas.

«Si hay un presidente para quien la importancia de Haití para la República Dominicana y viceversa es clara, se llama Luis Rodolfo Abinader», dijo el ministro dominicano de Agricultura, Limber Cruz, en un comunicado. entrevista exclusiva concedida a Le Nouvelliste en la mañana del sábado 15 de agosto, 24 horas antes de la ceremonia de entrega.

El ministro dominicano luego confió haber presenciado la llamada de Luis Abinader al presidente Moïse para, dijo, ponerse a su disposición y hacerle saber que la cooperación, la apertura que habrá dentro de este nuevo gobierno con Haití, no tendrá precedentes.

“El pueblo haitiano puede estar tranquilo y puede tener la garantía de que el nuevo presidente electo tiene las mejores intenciones para las relaciones entre los dos países”, declaró Limber Cruz recordando cuánto su socio en los negocios Fernando Capellàn y él, durante años, han mantuvo buenas relaciones con Haití. «Los vamos a extender a todos los niveles», prometió el ministro de Agricultura dominicano, quien debe ser juramentado por el presidente Abinader el domingo al mediodía desde el Palacio Nacional dominicano.

«Tenemos grandes esperanzas de que resurja la cooperación, el diálogo, el entendimiento con la hermana República Haití», por su parte, adelantó Fernando Capellán, haciéndose eco de las palabras del ministro Cruz, su socio en los negocios desde hace 30 años y miembro de la junta directiva de la Compañía de Fomento Industrial (CODEVI), zona franca en la frontera de Dajabón / Ouanaminthe.

“Nuestro mayor deseo es que tanto el presidente Moïse como el presidente Abinader puedan sentarse a dialogar y sobre todo poder escuchar a los sectores productivos de los dos países”, prosiguió Capellàn, jefe de CODEVI, que hace años que no jura. , eso multiplicando el número actual de puestos de trabajo en la frontera haitiano-dominicana.

De hecho, Fernando Capellàn dice estar seguro de que la población del norte de Haití tiene la posibilidad de obtener el pleno empleo. Hay tantas oportunidades, dijo, más ahora con la situación geopolítica con China y Estados Unidos, la pandemia está provocando la necesidad de estar cerca del mercado estadounidense, sobre todo porque Haití puede contar con una fuerza laboral disponible que está esperando para ponerse a trabajar.

Con la capacidad del nuevo presidente Luis Abinader para escuchar a los sectores, para escuchar con humildad a las personas que han trabajado durante décadas para generar empleos en el sector exportador generador de divisas, el empresario dominicano llamó a todos sus deseos al presidente Jovenel Moïse para que escuche a «personas con probadas intenciones de generación de empleo e inversión como nosotros en CODEVI».

Según Fernando Capellàn, Luis Abinader es un hombre que escucha, ha demostrado con el tiempo haber comprendido la importancia de las relaciones entre los dos países y además puede contar con un gran canciller, Roberto Alvarez, que entiende y que ha visitado en muchas ocasiones CODEVI.

«Estamos en esta disposición de cooperar, de ayudar y también de fortalecer nuestras empresas, de incrementar nuestros puestos de trabajo en Haití», dijo Capellàn precisando que no es el único en esta dinámica porque, dijo. , otros empresarios también están interesados ​​en el mercado haitiano, pero son cautelosos.

Para ayudarlos a decidir, el gobierno de Haití debe, según Capellàn, enviar señales claras de su compromiso de promover la inversión extranjera directa. En este sentido, dice que ha planteado, durante años, una lista de sugerencias, pequeñas cosas que ni siquiera requieren recursos del estado haitiano.

Incluso después de 18 años en Haití en la comunidad de Ouanaminthe, y 40 años de experiencia en el sector textil, Fernando Capellàn no está satisfecho y dice que abriga grandes esperanzas de aumentar el número actual de empleos en los próximos 5 años. existente en CODEVI con la aprobación del presidente Moïse de las nuevas tierras que su empresa adquirió recientemente.

Autor: Patrick Saint-Pré

Fuente Le Nouvelliste

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *