Propuestas de Luis Abinader, favorito en las encuestas presidenciales, para relanzar las relaciones con Haití

Según las encuestas, el largo reinado del Partido de Liberación Dominicana (PLD), en el poder desde 1996 con una breve interrupción entre 2000 y 2004, podría terminar. En ausencia de las caravanas y reuniones tradicionales, canceladas debido al coronavirus, la campaña se llevó a cabo en gran medida en los medios de comunicación. Según las últimas encuestas realizadas por los institutos más reconocidos, Luis Abinader, el candidato del Partido Revolucionario Moderno (PRM – Oposición Socialdemócrata), podría ganar en la primera ronda con un puntaje de 54 a 56%.

A pesar de sus intentos de cambiar la Constitución en los últimos meses, el presidente saliente Danilo Medina no ha podido presentarse a la reelección. El candidato que ha elegido, su ex Ministro de Obras Públicas Gonzalo Castillo, no supera el 30 al 35% según las últimas encuestas de opinión. Carente de carisma, pobre orador, sin embargo, reemplazó en gran medida al Estado en la distribución de máscaras, alimentos y subsidios a las poblaciones afectadas por el Covid-19. Ningún efecto en su calificación de popularidad.

Los múltiples casos de corrupción, impunidad y la división del PLD favorecieron al PRM, un partido joven, nacido en 2014 de una escisión del Partido Revolucionario Dominicano (PRD). Al final de una pelea de filo de cuchillo con su gran rival Danilo Medina, el ex presidente Leonel Fernández dejó el PLD en octubre pasado y se embarcó en la carrera presidencial al frente de un nuevo partido, La fuerza de la gente. Las encuestas más serias solo le dan entre el 9 y el 12% de las intenciones de voto.

Un economista de 52 años de una familia del Líbano, Luis Abinader capturó el deseo de cambio de la clase media y una gran parte de la juventud. Han demostrado en los últimos años su rechazo a la corrupción PLD durante las manifestaciones que reunieron a cientos de miles de personas organizadas por la Marcha Verde, y recientemente en Flag Square.

A diferencia de Gonzalo Castillo, Luis Abinader presentó un programa detallado, desarrollado por un equipo multidisciplinario de alto nivel. A diferencia de las campañas electorales anteriores, la relación con Haití ha recibido poca atención en las últimas semanas. Solo miembros de la familia del abogado de extrema derecha Marino Vinicio «Vincho» Castillo, que se encuentran entre los defensores más fervientes de Leonel Fernández, han reiterado su propuesta de construir un muro entre los dos países.

Haití ocupa un lugar destacado en el programa de Luis Abinader. Es el primer país citado en el documento PRM titulado «Una política exterior para el gobierno de cambio». Catorce páginas de este documento, que tiene 103, están dedicadas a la relación con Haití, más que cualquier otro país o grupo de países como Estados Unidos o Europa.

El tono se establece francamente desde la primera línea: «No hay una relación más difícil para la República Dominicana que la bilateral con el país vecino de Haití». Dada esta complejidad y esta interdependencia, el PRM propone construir «una política de estado» basada en la profundización de los lazos «que unen y diferencian a los dos pueblos, que han sido y seguirán siendo independientes y soberanos … pero cuya colaboración es esencial e inevitable «.

El documento subraya que los conflictos a menudo son causados ​​por percepciones negativas construidas en ambos lados de la frontera, a partir de «ideas a menudo basadas en mentiras históricas». El PRM propone «despolitizar la relación bilateral». «El gobierno de cambio brindará un apoyo constante al pueblo haitiano al tiempo que declara que no hay, y que no habrá, una solución dominicana a la odisea haitiana».

La política del gobierno de PRM hacia Haití se basará en cuatro ejes fundamentales: una política exterior transparente y de buena vecindad, el desarrollo integral de la frontera, una política de seguridad nacional efectiva y la promoción del desarrollo de Haití. .

El PRM propone relanzar la comisión conjunta bilateral brindándole los recursos técnicos necesarios y regular los temas clave para la normalización de las relaciones bilaterales que son el archivo de migración y «la nacionalidad de los descendientes de padres extranjeros en situación irregular». La solución a estos problemas se buscará «con sensibilidad y respeto por los estándares nacionales e internacionales que obligan al Estado dominicano».

El documento enfatiza «la importancia estratégica del mercado haitiano para las exportaciones dominicanas». Estas exportaciones aumentaron de 114 millones en 2000 a 1.423 millones de dólares en 2014. El PRM señala que «el comercio con Haití es totalmente asimétrico» a favor de la República Dominicana. «El gobierno de cambio examinará proactivamente la producción haitiana para alentar un aumento en las compras dominicanas para lograr una mayor equidad en el comercio».

La inestabilidad política en Haití ha resultado en «importantes, pero discretas, inversiones haitianas en la República Dominicana en zonas francas, el sector hotelero, el transporte, las telecomunicaciones, la comercialización de combustibles, bienes raíces y restauración». . En su mayor parte, estas inversiones no se cuentan como haitianas. El PRM propone aclarar estos datos, así como los relativos a los principales contratos de construcción e infraestructura para empresas dominicanas en Haití. También recuerda que, según las estadísticas del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), aproximadamente el 20% del total de las remesas de la diáspora haitiana proviene de la República Dominicana.

Con respecto a la región fronteriza, el PRM propone avanzar hacia la «erradicación de la pobreza», luchar contra la corrupción en esta área e instalar servicios aduaneros modernos. El proyecto CODEVI, que ha creado 14,000 empleos en Haití y 4,700 en República Dominicana, se cita como ejemplo y el PRM propone abrir mercados binacionales seis días a la semana.

«Reducir la diferencia de pobreza entre RD y Haití es de vital importancia para nuestro país», concluye el documento del candidato Luis Abinader. “Para reducir la afluencia de migrantes haitianos, aumentar las exportaciones a Haití y reducir los problemas de salud, alimentación y medio ambiente en Haití, el interés nacional vital (en RD) es cooperar con el desarrollo económico y social de la nación hermana «.

Fuente: Le Nouvelliste

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *