Haití corre el riesgo de convertirse en un problema regional, según el jefe de la Oficina

«En ausencia de recursos suficientes para apoyar la salida de Haití de la recesión en la que se encuentra sumida, las ganancias obtenidas con tanto esfuerzo en seguridad y desarrollo en los últimos quince años corren el riesgo de verse frustradas, y un problema inicialmente interno podría convertirse en un problema regional, si la situación humanitaria ya alarmante continúa empeorando, y si un número cada vez mayor de haitianos se siente tentado a buscar mejores fortunas en el extranjero «, dijo Helen La Lima ante el Consejo de Seguridad de la ONU.

El representante del Secretario General de las Naciones Unidas en Haití señaló que «debido a las múltiples crisis interconectadas que han afectado al país en los últimos años, la economía haitiana se contrajo un 1,2% en 2019 y se espera que continúe contrato en un 4% este año «. El jefe de UNINH señaló que las fábricas están operando a capacidad reducida debido a la necesidad de implementar medidas para frenar la propagación del coronavirus. «El espectro de un nuevo aumento en el desempleo se avecina en el horizonte, la calabaza continúa devaluándose frente al dólar de los Estados Unidos y la inflación está constantemente por encima del 20%», agregó.

Según la persona a cargo del BINUH, Haití se ha beneficiado en los últimos tiempos de un clima político relativamente tranquilo que se explica por el agotamiento causado por 18 meses de movilización popular contra el presidente Moïse y el comienzo de la pandemia de Covid-19. «Sin embargo, los primeros signos de la intención del ejecutivo de comenzar a prepararse para las tan esperadas elecciones legislativas y locales han despertado pasiones y reavivado la acritud en el discurso público y el debate político», dijo Helen La Lima.

Inseguridad, enfrentamientos con pandillas armadas y las próximas elecciones …

«Las últimas semanas han visto un marcado aumento en la frecuencia e intensidad de los enfrentamientos entre pandillas armadas rivales que luchan por controlar grandes porciones de territorio en las áreas más pobladas del área metropolitana de Puerto Príncipe, presumiblemente para influir en los resultados electorales en estos distritos electorales «, dijo Helen La Lime al Consejo de Seguridad de la ONU.

Madame La Lime también destacó el hecho de que los miembros de la oposición están disputando el mandato del presidente Moïse y «están pidiendo el establecimiento de una administración de transición, que aparentemente lanzaría reformas y organizaría las próximas elecciones. El círculo vicioso de desconfianza, recriminación y, en última instancia, violencia nuevamente comienza a definir la vida política haitiana, en un momento en que la sociedad en su conjunto debería unirse en su respuesta a la pandemia y luchar para sentar bases más virtuosas y sostenibles sobre las cuales construir su futuro «.

Según la Sra. La Lime, «cada vez es más evidente que es necesaria una reforma de la Constitución para salir de esta paradoja y establecer las condiciones para la estabilidad institucional, el buen gobierno y el estado de derecho, tres características esencial para que el país prospere. Solo un proceso nacional que combine un liderazgo sólido y esfuerzos reales de todos los actores para dejar de lado los intereses políticos a corto plazo hará posible lograr tal reforma ”.

Gestión Covid-19

Este 19 de junio de 2020 vuelve exactamente a tres meses desde los dos primeros casos de coronavirus en Haití. Según Helen La Lime, si bien el número confirmado de infecciones y muertes es bajo en comparación con el de otros países de América, «sin embargo, la pandemia está afectando el sistema de salud ya frágil del país». y su escasa red de seguridad social «.

“… Las autoridades aún luchan por abrir centros médicos dedicados al tratamiento de pacientes con Covid-19. País de más de 11 millones de habitantes, Haití actualmente tiene la capacidad de tratar solo unos pocos cientos de pacientes a la vez, incluso si hay nuevas camas disponibles todos los días. Esto se debe en parte a una coordinación menos que óptima dentro del aparato estatal, tanto a nivel nacional como comunitario, así como a la insuficiencia de fondos del plan nacional de respuesta. También es el resultado de la oposición inicialmente feroz de las poblaciones locales a la apertura de dichos centros cerca de sus hogares, una expresión del clima de negación, estigma y discriminación que persiste en el país «, informó el Consejo de Seguridad, jefe del BINUH.

Según el último informe del Ministerio de Salud Pública de fecha 18 de junio, el país tiene oficialmente 84 muertes y 4.916 personas infectadas con el virus.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *