Covid-19, decretos y elecciones

El gobierno ha puesto sus ojos en remedios exóticos para contrarrestar a Covid-19 y en las elecciones. Esto es lo que surge de las últimas salidas del presidente Jovenel Moïse y su ministro de Asuntos Exteriores.

Al mismo tiempo, cada vez es más difícil mantener el ritmo adecuado para evaluar a todos aquellos que creen que tienen coronavirus. Haití pasó de la burla al miedo en pocos días. El miedo y la burla son dos tratamientos ineficaces para la enfermedad, pero parece que no mejora en este momento.

No es el decreto del 21 de mayo que resolverá el problema de propagación del virus. Va en la dirección correcta pero falla el objetivo. Como a menudo en Haití, el texto no tiene los medios de sus ambiciones. El decreto busca proteger a la población de una enfermedad que las autoridades públicas no pueden explicar. El pecado original de la comunicación nos puede costar caro.

Hablando de la ley, el gobierno de Jouthe saldrá de su garaje, si creemos que los textos ya se promulgaron y los borradores que circulan como globos de prueba.

Extendiendo la tradición de los gobiernos que no confían en su mayoría parlamentaria para llevar su legislación o que no desean que se agregue una coma a su deseo en un debate democrático, la administración Moïse-Jouthe lo hará sola.

El clima político pronostica una lluvia de decretos.

Al final del día, existe la esperanza de que la crisis de Covid-19 sea solo un mal sueño y que las elecciones nos permitan avanzar sin ningún problema.

Los sueños de los gobernantes y los problemas de la población no duermen en la misma cama en Haití, y solo el futuro dirá si el Grupo Central y Jovenel Moïse ganarán la serie de partidos que les espera.

Fuente: Le Nouvelliste

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *