El presidente de Puerto Príncipe llama a reubicar el Palacio de Justicia

«Durante los últimos dos años más o menos, la profesión legal se ha paralizado por la inseguridad en el Bicentenario, afectando negativamente el funcionamiento de la Corte de Primera Instancia de Puerto Príncipe y la Corte de Apelaciones de Puerto Príncipe», se lamentó el presidente de la barra en su discurso. Según Monferrier Dorval, esta inseguridad, junto con el Covid-19, obstaculiza la ejecución de ciertos proyectos, incluido el fortalecimiento de la formación profesional.

Debido a las pandillas armadas que derramaron sangre en cada operación, el tribunal de primera instancia de Puerto Príncipe tampoco se libró. Solo escucha casos correccionales, procedimientos de hábeas corpus y acciones para medidas provisionales, dijo el Sr. Dorval. Por lo tanto, muchos casos civiles, comerciales y penales no se escuchan. Y esto, desde el final del año judicial 2018-2019.

La Corte de Apelaciones de Puerto Príncipe ya no se sienta y, por lo tanto, no emite ningún juicio debido a la inseguridad en Harry Truman Boulevard. Se han tomado medidas sin éxito, mientras que los funcionarios de la corte quieren permanecer en otro espacio.

«El tribunal de casación, el tribunal supremo, no puede ocuparse de nuevos casos ordinarios e incluso urgentes debido a la falta de funcionamiento del tribunal de apelación de Puerto Príncipe, tribunal de segundo grado», señaló el presidente de Puerto Príncipe, lamentando que no se pueda garantizar la protección de los derechos. Posteriormente, esto impide el cumplimiento del estado de derecho, argumenta el Sr. Dorval.

Sin embargo, cuando los recursos legales están obstruidos o no existen, los ciudadanos solo tienen venganza privada. El abogado cree que, por lo tanto, es responsabilidad del Estado garantizar el funcionamiento de la justicia. Indignado por el destino de sus pares, Me Monferrier Dorval recordó que la inseguridad reduce principalmente a los abogados desempleados, condena a las firmas de abogados a cerrar y priva a las personas del derecho de acceso a la justicia.

«Si el Estado no puede proporcionar seguridad para que el Tribunal de Primera Instancia de Puerto Príncipe y el Tribunal de Apelaciones de esa jurisdicción puedan continuar cumpliendo su misión de administrar justicia, tendrá que reubicarlos» , recomendó el presidente. Más tarde, en su discurso, Me Dorval endurece su tono: “Sí, el Colegio de Abogados de Puerto Príncipe le pide al Estado que traslade el Palacio de Justicia ubicado en el Bicentenario a un área segura. »Tras el terremoto que destruyó el Palacio de Justicia en la rue de la Réunion, en el Bicentenario, la institución alberga la Corte de Apelaciones de Puerto Príncipe, la Corte de Primera Instancia de Puerto Príncipe y la fiscalía en este tribunal, así como la barra de esta jurisdicción.

En opinión de Me Monferrier Dorval, esta situación mortal debe terminar. Nadie debería arriesgar su vida. Para él, la negativa del Estado haitiano a emprender esta reubicación, protectora y esencial, pone en peligro el derecho a la vida de abogados, magistrados, secretarios, agentes judiciales, personal administrativo no judicial y usuarios. Tenga en cuenta que el derecho a la vida es el primero de los derechos fundamentales garantizados por la Constitución de 1987 en el artículo 19.

Fuente: Le Nouvelliste

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *