Exjuez enfrenta a Subero por sentencia TC

El doctor Juan Miguel Castillo Pantaleón calificó hoy como penoso que el expresidente de la Suprema Corte de Justicia (SCJ) doctor Jorge Subero Isa, considere un yerro la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) que declaró inconstitucional el reconocimiento de República Dominicana de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

El exjuez Castillo Pantaleón le recordó a Subero Isa que bajo su propia gestión en la SCJ fue dictada una sentencia que corrió la misma suerte que la que hace poco también dicto el TC.

“Resulta muy penoso que alguien que ostentara la presidencia de la SCJ considere un yerro la decisión del TC que declaró inconstitucional el reconocimiento de la CIDH que fuera hecho al margen del Congreso Nacional. Peor aún, porque bajo su propia gestión fue dictada una sentencia que tuvo la misma interpretación que hoy él critica”, declaró Castillo Pantaleón.

Le recordó a Subero Isa que en el 2005, el Pleno de la SCJ declaró inconstitucional un acta de entendimiento firmada entre la CIDH y República Dominicana, por lo que considera penosas sus declaraciones.

“La sentencia número 4, del Pleno de la SCJ del 10 de agosto de 2005, declaró inconstitucional el Acta de Entendimiento entre la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, el Estado de la República Dominicana y los peticionarios del caso 12.271 sobre las medidas provisionales a favor de los haitianos y dominicanos de origen haitiano de la República Dominicana, del 19 de marzo de 2002”, precisó.

Dijo que esa última sentencia fue dictada por la Corte Interamericana de Derechos Humanos debido a la falta de capacidad jurídica del suscribiente del instrumento a nombre del Estado dominicano y la ausencia de ratificación congresual de éste.

Declaró que la firmeza de dicha sentencia fue posteriormente ratificada por el Tribunal Constitucional dominicano mediante sentencia TC/0356/15, del 14 de octubre de 2015, que declaró inadmisible su reintroducción por tratarse de un asunto ya juzgado.

“Sin excepción alguna, la historia constitucional dominicana demuestra que la convencionalidad internacional es una materia en la cual la responsabilidad de la suscripción de tratados y convenios que obligan al Estado dominicano siempre ha correspondido al Poder Ejecutivo (representado por el presidente de la República o quien sea dotado de poder especial para ello, de acuerdo con la ley de la materia), bajo la condición invariable de sujetar la validez de dicha suscripción a la aprobación o ratificación posterior del Congreso Nacional.

Dijo que en la misma dirección, la costumbre internacional de la República Dominicana ha igualmente requerido una ratificación congresual especial para atribuirle competencia jurisdiccional sobre el país a tribunales internacionales creados mediante convenciones multilaterales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *