Radar

En Haití

Alta tensión

Tras una tensa tregua, los haitianos han retomado las calles con más fuerza para demandar la renuncia del presidente Jovenel Moïse, a quien responsabilizan tanto de la creciente inflación como de la impunidad que rodea la supuesta malversación de más de dos mil millones de dólares de los fondos de Petrocaribe.

Las protestas en Haití tienen la característica de ser particularmente violentas, con quema de neumáticos, pedreas a vehículos y enfrentamientos con las fuerzas encargadas de preservar el orden público.

Por lo regular se saldan con muertos y heridos. La comisión designada por el presidente de la República, a quien se cita entre los beneficiarios del supuesto fraude de Petrocaribe, no acaba de expedientar a los funcionarios de la administración de su antecesor Michel Martelly que estarían involucrados en la operación.

Moïse a lo más que ha llegado es a la destitución de algunos ministros. Para colmo de males la población se queja de la elevada inflación que ha diezmado sus exiguos ingresos sin que el Gobierno haya adoptado alguna medida para enfrentar la situación.

La crisis en Haití se ha cobrado dos primeros ministros, pero los nacionales la cabeza que quieren es la del Presidente, a quienes responsabilizan tanto de la impunidad que rodea el escándalo de corrupción de Petrocaribe como de la crisis económica.

Aunque por ahora ha contado con el significativo respaldo de la comunidad internacional, que prefiere apostar por la gobernabilidad, Moïse está compelido a dar un paso al frente para evitar revueltas de mayores proporciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *