PUNTOS CUESTIONABLES DE LA DECLARACIÓN DE NUEVA YORK

PUNTOS CUESTIONABLES DE LA

DECLARACIÓN DE NUEVA YORK

Juan Miguel Castillo Roldan
Magíster Universidad Complutense de Madrid.

1. En todo el texto se asume como un postulado absoluto que todas las migraciones contribuyen al crecimiento económico e inclusivo, a la riqueza, al desarrollo y a la cohesión social. El hecho de que la migración descontrolada e ilegal plantea múltiples problemas, distorsiones y efectos adversos es colocado en un segundo plano y, en varias ocasiones ignorado.
2. Reconoce el impacto de las migraciones en los países de acogida, proponiendo la cooperación con respecto a ellos, sin embargo, coloca en plano secundario la importancia de promover el desarrollo de los países de origen.

3. Victimiza de forma generalizada a los desplazamientos migratorios y fomenta la política asistencialista.

4. Asume como prácticas generalizadas los fenómenos de xenofobia, racismo y discriminación, lo cual implica que el Estado acepta tal fenómeno como recurrente y sistemático en su propio espacio.

5. Tiene un carácter impositivo con relación al ejercicio de campañas dirigidas a las comunidades de acogida, por cuanto instaura una ideología de diversidad y globalismo que no describe el alcance del denominado “discurso de odio” frente a conceptos de identidad nacional y libertad de expresión.

6. Reconoce textualmente la posibilidad de que el “gran número de personas desplazadas dentro de las fronteras nacionales” tengan la posibilidad de solicitar “protección” y “asistencia” en otros países como “refugiados” y como “migrantes”, sin especificar esas causas de desplazamiento.

7. A lo largo de todo el contenido convierte en prácticamente idénticas las consecuencias jurídicas de los estatus de “migrante” y “refugiado”, provocando una virtual fusión de ambos conceptos y desnaturalizándolos, pues extiende los compromisos del derecho internacional humanitario en favor de los refugiados hasta los migrantes ordinarios sin importar sus causas de desplazamiento.

8. Extiende los efectos del principio de no devolución (non-refoulement) a los ingresos ilegales de extranjeros, prohibiendo las devoluciones en frontera sin importar que no haya riesgo para la vida o la seguridad del extranjero.

9. Es redundante en cuanto a las disposiciones del derecho internacional sobre los crímenes transnacionales de trata y tráfico ya previstos en convenios especiales vinculantes y legislación doméstica.

10. Propone textualmente la eliminación de las causales legales de no admisión por motivo de enfermedad infecto-contagiosa (en caso de VIH), obligando al Estado receptor a facilitar su acceso y atención médica.

11. Invalida expresamente las disposiciones legales sobre límites de garantías procesales en el ejercicio de no admisiones en los puntos de entrada (no recursos).

12. Establece que la detención migratoria es una medida excepcional y de último recurso, y no diferencia si tal restricción sólo es aplicable a menores de edad o a todos los migrantes, tomando en cuenta que el Derecho de Protección de Menores de Edad, el Derecho Constitucional y el Derecho Migratorio prohíben todos, por sí mismos y de forma vinculante ese tipo de detención.

13. De forma marginal y escueta establece el deber de los migrantes de respetar las normas del país de acogida.

14. Impone a los Estados la obligación de proteger y garantizar todos los derechos humanos y libertades fundamentales de todos los migrantes, sin importar el estatus migratorio y sin colocar límites al ejercicio de determinados derechos civiles determinados por las normas estatales.

15. Impone a los Estados la obligación de “garantizar la migración segura, ordenada y regular, incluidos el retorno y la readmisión”, al margen de todo texto de Derecho Internacional y derecho doméstico. Es decir, transforma el papel del Estado, aumentando sus obligaciones inherentes de ejercicio de potestad soberana de administración de política migratoria conforme a derechos humanos, hacia la garantía de la migración y la readmisión.

16. Degrada a un plano secundario las normas estatales en materia migratoria, desvirtuando la naturaleza de su contenido mismo y la jurisdicción inherente de todos los Estados en calidad de competencia exclusiva e indelegable reconocida por el Derecho Internacional a título de ius cogens. Frases como “teniendo en cuenta la legislación nacional” demuestran el carácter referencial que el texto pretende adjudicar a las normas de derecho migratorio propias de cada Estado.

17. Es un texto selectivo en la redacción y la cita de normas internacionales y nacionales. Por ejemplo: establece el derecho a salir libremente del país ignorando las disposiciones legales dispuestas por el Estado conforme a su jurisdicción interna para casos de impedimentos de salida, sin embargo, supedita la potestad estatal soberana de decidir las admisiones “con sujeción a las obligaciones internacionales”.

18. No diferencia entre obligaciones internacionales derivadas de declaraciones y pactos de instrumentos jurídicos con valor vinculante.

19. Establece como compromiso el fortalecimiento de una “gobernanza mundial de la migración”, citando a la ONU y la OIM como principales organismos competentes en el tema.

20. Establece la posibilidad de que los Estados asuman políticas para dotar de empleos a los migrantes.

21. Establece una correlación de causalidad entre desplazamiento forzoso y apatridia, desnaturalizando el correcto significado de “apatridia” en términos de derecho de nacionalidad, sin diferenciarlo del concepto de “indocumentación”.

22. Señala que la declaración no es vinculante, sin embargo, reconoce que se necesitan mecanismos para garantizar el seguimiento y el examen sistemático de todos los compromisos contraídos, lo que constituye una especie de soft law, cuya aceptación acarrea niveles de imposición no muy distintos a los tratados internacionales sí vinculantes.

23. Se refiere a la “reducción de la incidencia y los efectos de la migración irregular”, sin embargo, omite mencionar la prevención de la migración ilegal.

24. Impone obligaciones de acceso a servicios básicos en favor de los migrantes, no limitándose a servicios públicos destinados a proteger derechos fundamentales como salud y educación, incluyendo “cuestiones de género”.

25. Eleva a nivel de compromiso internacional cuestiones de regularización migratoria.

26. Promueve la migración laboral, sin embargo, no condena la contratación de mano de obra ilegal, contradiciendo el abordaje “multidimensional” al cual la misma declaración hace referencia.

27. Es redundante en cuanto a la reafirmación del reconocimiento de los derechos humanos inherentes de todas las personas refugiadas y migrantes.

PUNTOS POSITIVOS DE LA DECLARACIÓN DE NUEVA YORK

1. Reconoce la importancia del diálogo y la cooperación internacional en cuanto al manejo de los desplazamientos de personas.

2. Enfatiza con cierta frecuencia que las migraciones deben ser regulares.

3. Enfatiza el control fronterizo.

4. Aborda la capacitación de funcionarios fronterizos.

5. Promueve la identificación de las causas de las migraciones y los perfiles educativos y laborales de los migrantes.

6. Promueve la revisión de la criminalización de la penetración transfronteriza ilegal.

7. Reconoce la obligación de los Estados de velar por los derechos de sus nacionales en el extranjero mediante protección y asistencia consular.

Juan Miguel Castillo Roldán
juanmiguel_13@hotmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *