Nada detiene entrada de haitianos por la frontera

Ricardo Santana
Santiago

El trasiego de haitianos a través de la frontera parece no tener control, a pesar de las tantas medidas anunciadas por las autoridade militares dominicanas.

El caso es más preocupante cuando se trata de haitianas embarazadas que cruzan la frontera cada día para dar a luz en hospitales dominicanos, así como de niños, niñas y adolescentes que intentan, cada vez en mayor número, llegar a suelo dominicano.

Aunque miembros del Cuerpo Especializado de Seguridad Fronteriza Terrestre, del Ejército de República Dominicana, e inspectores de Migración, están persiguiendo a los que se dedican al tráfico de personas en la zona y a los inmigrantes que cruzan al país de manera clandestina.

Autoridades militares comunicaron que desde junio hasta este 27 de agosto han apresado y entregado a las autoridades de Migración al menos a 37,000 haitianos, sorprendidos cruzando la frontera de manera clandestina y sin documentación, la mayoría mujeres embarazadas y niños.

Los generales del Ejército de República Dominicana, Sugar Frugis Martínez, director del Cuerpo Especializado de Seguridad Fronteriza Terrestre (Cesfront), y Eudris Ortiz López, comandante de la Cuarta Brigada de Infantería con sede en Mao, provincia Valverde, se reunieron en Dajabón y analizaron el fenómeno migratorio por la frontera y las acciones que se emplean para controlar el fenómeno.

Ortíz López refirió que miembros del Ejército, al mando del coronel Germán Rosario, del Décimo Batallón de Dajabón, han detenido en menos de tres meses 37,776 extranjeros, la mayoría haitianos, que fueron sorprendidos ingresando a territorio dominicano de manera irregular.

De su lado, el director del Cesfront, general Frugis Martínez, proclamó que miembros de ese organismo han arrestado y entregado a las autoridades migratorias en los últimos cinco meses al menos 70,000 extranjeros ilegales que cruzaron y pernoctaban en la frontera Norte y Sur.

Aseguran los jefes militares que los detenidos intentan ingresar al país a pie, en vehículos, lanchas y muchos tratan de hacerlo utilizando carnés falsos del Plan Nacional de Regularización de Extranjeros.

Jesuitas piden comprensión

Representantes de la subregión del Caribe de la Red Jesuita con Migrantes, reunidos en Santiago, plantearon la necesidad de construir sociedades inclusivas, hospitalarias y solidarias con los inmigrantes y refugiados.

Al mismo tiempo, pidieron comprensión con los inmigrantes, especialmente con las haitianas que ingresan a República Dominicana para dar a luz en centros hospitalarios públicos, en donde no les cobran por las atenciones

Los representantes de la congregación Compañía de Jesús de la zona del Caribe participaron en el seminario “Desafíos de los Flujos Migratorios”, con la participación de delegados de Haití, República Dominicana, Brasil, Colombia, Venezuela, Canadá y Estados Unidos.

El sacerdote jesuita de origen colombiano, Mauricio García, coordinador de la Red en América Latina y el Caribe, entiende importante respetar los derechos humanos de las personas, sin importar su nacionalidad, creencias religiosas, orientación sexual, posición social y económica.

MANO AMIGA: 
El animador de asamblea y activista de Derechos Humanos de Haití, Natael Joseph, manifestó que los partos en los centros hospitalarios de su país son caros y por eso muchas embarazadas, con el apoyo de sus familiares, prefieren recurrir a “comadronas” y parteras clandestinas que aún existen allá.

Manifestó que, como en Dominicana no pagan nada por el parto, muchas embarazadas haitianas de diferentes posiciones sociales y económicas prefieren venir para dar a luz, porque los riesgos de morir en el proceso son mínimos, contrario a lo que ocurre en su país.

“Por eso,pedimos al pueblo dominicano comprensión con nuestras hermanas haitianas que vienen a este país a dar a luz”, indicó Joseph.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *