Sólo un puesto de chequeo en 71 kilómetros de frontera entre Pedernales y Haití

En esa franja fronteriza los indocumentados salen y entran a su antojo

PEDERNALES, República Dominicana.- Más de 71 kilómetros entre esta provincia y Haití están vigilados por solo un puesto de chequeo del Ejército de la República Dominicana.

En esa franja fronteriza los indocumentados haitianos salen y entran a su antojo.

De los 391 kilómetros de frontera entre ambos países, 71 de estos corresponden a los bordes por la zona montañosa de Pedernales, específicamente el camino de Puerto Escondido, cuya entrada inicia en Duvergé, provincia Independencia.

Durante el largo trayecto por el área boscosa solo se observaron siete puestos de vigilancia, seis de estos del Ministerio de Medio Ambiente y solo uno del Ejército de la República.

Esta zona, claramente desprotegida y que conecta directamente con la nación contigua, carece de los equipos de resguardo necesarios para evitar la migración y el tráfico.

Fue justo allí donde delante de un miembro de la fuerza militar entraban y salían a su gusto nacionales haitianos que al ver la prensa huían despavoridos.

No obstante, entre estos puntos de vigilancia las distancias que quedan desprotegidas oscilan entre los cinco a los 32 kilómetros, dejando así largos espacios sin atención.

Ya en la frontera formal de Pedernales y Anse-à-Pitres, las repatriaciones de docenas de ilegales se hicieron evidentes, estos que fueron capturados por los operativos del Cuerpo Especializado de Seguridad Fronteriza Terrestre (CESFRONT), y el Ejército dominicano.

Con bultos y otras pertenencias en mano cruzaban hacia su nación de origen, por no portar documentación.

Pese a no poseer cámaras de vigilancia de las ya anunciadas por el Gobierno dominicano, arduamente los miembros del CESFRONT trabajaban para impedir la entrada de ilegales por el puesto de chequeo natural de la zona.

Las protestas sobre la migración masiva haitiana al país se hicieron notar de parte de ciudadanos consultados y el alcalde del municipio, Domingo Feliz.

Explicó que los robos realizados por inmigrantes han crecido en la provincia.

La situación en la frontera se complicó más con la salida de La Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití, (MINUSTAH), establecida desde junio del 2004.

El tráfico de ilegales por la frontera con Pedernales y otros pueblos fronterizos es uno de los retos que debe enfrentar el Gobierno, debido a que la sobrepoblación en esos lugares aumenta la precariedad de los servicios de educación y salud.

Por: Dahia Sena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *